equipos_formulaciones

EQUIPOS Y FORMULACIONES

Posted on Posted in articulos

Para realizar un control de plagas profesional, en el ámbito urbano se cuentan con diversas herramientas o equipos de aplicación, en este artículo hablaremos de espolvoreadores, aspersoras y termonebulizadoras, además te daremos algunos tips relacionados a ciertas formulaciones.

De acuerdo al trabajo que vamos a realizar, podemos usar uno u otro equipo, ya que para que exista una buena acción del producto se debe utilizar un equipo que coloque la mezcla en el lugar que requerimos y en cantidades adecuadas.

Espolvoreador. Como su nombre lo indica, nos sirve para aplicar plaguicidas en forma de polvo en seco, tal es el caso del Proxur 1% polvo de rastreo, el cual NO necesita mezclarse en agua.

Es ideal para espolvorearlo en forma directa ya sea en huecos de la pared, detrás de los zócalos, detrás de electrodomésticos, en cajas eléctricas y lugares donde NO se puedan aplicar insecticidas líquidos, además son excelentes opciones para controlar diversas plagas rastreras.

Aspersora. Este equipo es el más común al ser relativamente fácil de utilizar, con este aplicamos un insecticida, ya sea diluido en agua (como un concentrado emulsionable o un polvo humectable) o sin diluir (listo para usar), la mezcla o el producto serán expulsados por una bomba a presión o por compresión generada manualmente por una palanca a través de una boquilla.

La aspersora es muy buena para realizar trabajos pequeños o para espacios restringidos, ideal para coberturas sobre algunas superficies como suelos y paredes.

Debemos ser cuidadosos porque las bombas producen gotas que quedan en los muebles, pisos o en los mostradores.

Termonebulizadora. Es otro de los equipos más usados, nos sirve cuando requerimos aplicar un producto a un área grande o de difícil alcance, esto nos dará eficacia, rapidez y ahorro económico.

Lugares como un área de almacenamiento, clóset con escobas y trapeadores en un hotel o en un restaurante, bodegas y áreas verdes son algunos donde podemos usarla.

Recordemos que una nebulización solamente es eficaz mientras las gotitas se mantienen suspendidas en el aire, por lo que un insecticida de contacto nos dará buen resultado.

El tamaño de gota menor a 50 micras, puede verse afectado por las corrientes de aire que las desplaza a grandes distancias, ya que la temperatura las evaporiza antes de llegar al objetivo.

*Tips*

Un concentrado emulsionable será más efectivo cuando se aplique nebulizado.

Si se aplican suspensiones concentradas en aspersión, pueden dejar residuos visibles, microcristales que pueden ser una ventaja o desventaja dependiendo del área donde se aplique, porque existen sitios donde no se deben dejar residuos, y áreas donde quedará una buena residualidad permaneciendo en la superficie disponible hasta que el insecto pase. Si se aplican en nebulizaciones, matan lo que tocan, pero sin residualidad.

Si las formulaciones microencapsuladas se aplican con termonebulización, se romperán las cápsulas por causa de la presión, provocando un gasto innecesario del producto, ya que no se aprovechará como se debe. Si lo aplicamos con una aspersora a una presión baja, lograremos que la microcápsula se quede en la superficie y que el insecticida sólo se libere del polímero al estar en contacto con el insecto y no antes, lo anterior permite que tenga un largo efecto residual y con menos aplicaciones, como el producto Connect.

Un polvo humectable es recomendable aplicarlo con aspersora, la cual podemos estar agitando constantemente para que haya menos posibilidad de que se tape la boquilla, un ejemplo de estos son el Deltamix 5% PH o Cypermix 40 PH.

No olvidemos que independientemente del equipo de aplicación que usemos, éste debe estar en buenas condiciones, en buen estado de funcionamiento y no tener fugas para aprovechar al máximo y darle una mejor vida a nuestro equipo.

Acércate a Quimix y conoce nuestros equipos y diversos productos para ese trabajo que vas a realizar.